domingo, 5 de marzo de 2017

CONCIERTO PARA VIOLIN EN RE MAYOR OP.61

http://la-musica-de-las-esferas.blogspot.com.es/

https://vimeo.com/200201224

SOBRE LA CREACIÓN ARTÍSTICA  - LA MÚSICA

El arte es creación de belleza y esta es abstracta, no concreta como sustancia o forma.  En este sentido la belleza se convierte en sinónimo de verdad y bien.  El arte provee  a la religión de su más bella y pura vestimenta.  Alcanza su más elevada función y adquiere su más valioso significado cuando se convierte en el vehículo de la belleza espiritual.  La visión exquisita y el sonido encantador resultan puente de  elevación espiritual.  En su más alto nivel el arte verídicamente inspirado se podría  convertir en un sustituto de la religión.
El artista intenta comunicar a los otros lo que siente que procede de lo más elevado, como si de una fuente divina se tratara y le inspirara; es entonces cuando él se convierte en un mero vehículo; es simultáneamente receptivo y expresivo.  Es más, necesita escaparse de la celda de su pequeña personalidad, como lo haría un místico, para estar mentalmente receptivo.  En ese momento más que persona  parece convertirse en médium, es decir en "intermediario" o "mediador".

Tanto arte como misticismo pueden llegar a ser  expresión de la búsqueda humana de algo superior a lo ordinario.

Se ha dicho que la música es la más elevada de todas las artes ya que habla a nuestros corazones más directamente que la más inspirada de las poesías pudiera hacerlo.  Puede expresar la experiencia mística mejor que las palabras, que necesitan de su tiempo para permearnos y ser entendidas.


Tolstoi dijo lo siguiente acerca de la música: “Hay más alma en los sonidos que en los pensamientos”.

La mente fatigada encuentra en la música un tónico y las emociones su inmediato consuelo.  Es intangible y espiritual, contiene la llave (clave) del corazón humano.  Puede elevarnos sobre las miserias de la vida más fácilmente que las otras artes, pues estas nos hablan de sombras mientras que la música nos habla directamente de la esencia, que es algo más sutil que el intelecto. 


En las congregaciones religiosas con música de concierto, el hombre encuentra el refugio más exaltado para el gris realismo de su prosaica vida.  Tal música por si misma puede interpretar sus sentimientos más etéreos, suprimir los ecos de sus actividades mundanas.  La música de expresión al genuino fervor místico, grave reverencia, profunda humildad y absoluto retiro de las luchas del quehacer diario.



2 comentarios:

  1. La música...calma a las bestias, sosiega el espíritu.

    Besote guapa

    ResponderEliminar
  2. MANUEL. A mi modo de ver lo mejor de esta vida.

    ResponderEliminar